banner-top-ezpot-pop-up-stores.jpg

Los pop-up stores y la nueva realidad

Las pop-up stores no son una propuesta nueva; vienen pisando con mucha fuerza desde hace un buen tiempo. Su exitosa implementación por importantes marcas alrededor del mundo, ha sido muy útil para promocionar nuevos productos, fidelizar a la clientela o incrementar ventas de temporada.

Exitosas ya antes de la pandemia, la popularidad de las pop-up stores se afianza como una alternativa ante la nueva realidad que debemos afrontar. No solo alternativa viable para nuevos emprendedores que buscan posicionarse en el gusto de los consumidores; para aquellos que tuvieron que cerrar sus tiendas y no cuentan con capital para abrir una nueva es una segunda oportunidad.

Pop-up stores: el encanto de lo efímero

Las pop-up stores son tiendas efímeras que abren por muy poco tiempo, en lugares estratégicos por un día, una semana o un mes como máximo. Independientemente de su propósito específico buscan, a partir del factor sorpresa, establecer una conexión emocional con sus consumidores. 

Durante casi 20 años han ayudado a las marcas más conocidas a consolidar su imagen; hoy en día, pueden convertirse en la tabla de salvación para marcas que se han visto afectadas por el confinamiento, incluso antes de despegar.

Estas tiendas creadas con plazo de caducidad tienen un encanto especial sobre la clientela; los compradores están conscientes de que disponen de muy poco tiempo para interactuar con la marca en esta tienda, y la premura despierta mucho interés.

Nueva realidad, nuevas propuestas 

Cuarentena total, cuarentena por localidades, confinamiento, distancia social. Esa es la nueva realidad, las nuevas reglas con las que habrá que jugar por algún tiempo. En Ezpot tenemos muy claras esas nuevas reglas, por eso, apostamos a las pop-up stores para sortear las complejas circunstancias actuales. 

Son muchos los emprendedores en busca del espacio ideal para sus tiendas temporales, concepto que se ajusta perfectamente a la presente coyuntura socioeconómica. Un local para pocos días o semanas es la idónea propuesta comercial, en una sociedad que se encierra temporalmente, por sectores.

Ciudades como Bogotá, Medellín o Cartagena cuentan con una gran variedad de espacios disponibles para crear experiencias de mercadeo únicas. Son muchos los locales, bodegas, terrazas, auditorios, en los cuales los emprendedores y comerciantes pueden diseñar exposiciones tan creativas como pasajeras en zonas de alto impacto.

4 razones para apostar a las pop-up stores

Son muchas las razones por las cuales las pop-up stores son una buena idea, por acá les dejamos cuatro de ellas:

  1. Ubicación estratégica

Las tiendas pop-up se ubican en sitio con el mayor tráfico de potenciales compradores. Lugares como centros comerciales, calles y avenidas muy concurridas e incluso ferias y festivales son los sitios ideales para instalar estas tiendas. 

  1. Efecto ¡wow!

Una pop-up store no es una simple venta de algún producto o servicio, es una puesta en escena, una presentación diseñada para impactar al transeúnte. Debe ser diferente, innovadora y totalmente novedosa para provocar un efecto duradero en los consumidores. 

  1. Incremento en las ventas

Una experiencia de compra novedosa, la temporalidad y productos exclusivos en espacios no convencionales configuran una combinación ideal para impulsar las ventas. Son especialmente efectivas en temporadas altas, como la navidad.

  1. Promoción de la marca 

Una tienda efímera es una oportunidad idónea para comunicar la identidad y posicionamiento de la marca. Una pop up store, de hecho, está especialmente pensada para exaltar la marca. Debe ser capaz de transmitir sus valores y cualidades, logrando que clientes potenciales se acerquen a la tienda y se interesen por sus productos. Busca captar y fidelizar.

Cliente online vs. cliente offline

Al comenzar la crisis sanitaria, empresas consolidadas y nuevos emprendimientos apostaron por el comercio en línea. La creación de páginas web, blogs y la presencia en redes como Facebook, Twitter, Instagram, se convirtió en práctica habitual de la mayoría de las empresas.

La competencia se ha centrado en conquistar al cliente online, a través de estrategias digitales para garantizar la permanencia de sus marcas en el mercado. No se puede negar que el e-commerce y las campañas virtuales tienen un alcance masivo nunca visto. Sin embargo, ¿qué hay del cliente offline? 

Hay que considerar que existe un segmento de la población que no tiene presencia en internet, que está fuera del alcance del marketing digital. En este punto, las pop-up stores tienen un rol importante en la captación de clientes no asiduos a internet.

Visitar una tienda física, aunque sea temporal, le ofrece al cliente offline, la oportunidad de relacionarse, de interactuar y conectarse con otras personas. Además, no toda la clientela confía en las compras por internet; necesitan tocar y probar su compra antes de llevársela a casa, lo que para ellos forma parte importante de la experiencia.

¿De temporal a permanente? 

¿Por qué no? Una tienda efímera es una buena idea, por muchas razones diferentes. Sin embargo, puedes concebirla como una prueba, con miras a la permanencia. En esta crisis, puedes iniciar o recuperar tu negocio montando tu tienda temporal, lo que implica poca inversión y bajo riesgo. Es el momento ideal para ello. 

Puedes contactarnos; en Ezpot te ayudaremos a conseguir el local y la ubicación que deseas, de manera rápida y eficaz. Haz la prueba, monta tu pop-up store durante unos días o algunas semanas. Ese puede ser el primer paso, la prueba de fuego para tu marca. 

Los resultados de tu tienda temporal te indicarán que tan factible es  convertirla en una tienda física permanente. Si la concibes como una prueba piloto, tendrás que analizar elementos como las ventas, satisfacción del cliente, posicionamiento de tu marca, entre otros parámetros fundamentales.

Recuperando la normalidad 

Tal vez no hayamos salido del todo de una situación que nos tomó desprevenido, pero podemos recuperar de a poco los espacios que dimos por perdidos. Una tienda efímera, con sus atractivos colores, música, alegría y brillo es, simplemente, un desafío al pesimismo. 

Las pop-up stores, devuelvan a las calles la noción de normalidad perdida rescatando esa capacidad innovadora y resiliente de los emprendedores, que se potencia especialmente en tiempos de crisis. 

ezpot