banner.jpg

Ezpot, una StartUp con corazón, por Adriana Vasquez

Ezpot, una StartUp con corazón 

Por: Adriana Vasquez

En un mundo en el que la edad, las especializaciones y las maestrías son el pan de cada día, es reconfortante encontrar Startup´s que todavía le apuestan a la experiencia. 

Últimamente veo muchos comentarios sobre cómo a las personas de cierta edad, nos dejan de lado y no nos toman en cuenta para algunos cargos. Que entregamos miles de hojas de vida, hacemos entrevistas, si tenemos suerte y nos ganamos una llamada. Muchos han llegado a la conclusión de que la falla se encuentra en los procesos de selección o en la mayoría de los casos, en que las empresas han cambiado de mando por nuevas generaciones y sus intereses son otros. 

Pero no todas las empresas son así. Después de 9 años alejada del panorama profesional y a mis 50 y pico de años, José Miguel Jaramillo, un joven emprendedor, Rainmaker de Ezpot, la plataforma digital de alquiler de espacios comerciales me dio la oportunidad de volver al ruedo laboral, el 1 de diciembre de 2019, en una época en la cual solo se piensa en cerrar año. 

Ya llevo tres meses trabajando aquí y, a decir verdad, esto ha sido toda una aventura y una sorpresa. Ha sido una aventura pues el mayor de mi grupo de trabajo no supera los 35 años, el lenguaje laboral que manejan, en muchos casos, he tenido que estudiarlo en Google, he tenido que volver a dominar la tecnología (zoom), agendar en gmail, enfrentarme al manejo de las redes sociales y a querer con amor infinito a Rocky Marciano, el adorable dóberman café de mi jefe, el verdadero dueño y señor de la empresa.

También ha sido una sorpresa pues me he encontrado con personas, desde los socios, nuestro gerente y mis compañeros de trabajo, que son verdaderos seres humanos. No sólo se preocupan por el día a día laboral, también por la salud emocional y desarrollo personal, lo cual es bastante extraño para mí, teniendo en cuenta que durante muchos de los años que he trabajado en la parte comercial, solo me han medido por resultados y me acostumbré a la típica frase de “los problemas personales se dejan en la casa”. 

Ahora bien, podrán imaginarse mi angustia cuando empezaron hablar de enfermedad, pandemia, Coronavirus aislamiento etc. Simplemente pensé, hasta aquí llegué. Se me acabó el trabajo y ahora qué. Pues para mi tranquilidad no solo no me sacaron, sino que, para mi alegría, me contrataron. De manera adicional nos garantizaron a todos el trabajo y se han preocupado por la situación de cada uno de nosotros. 

Creo firmemente que este tipo de empresas son las llamadas a superar y sobresalir en este tiempo de crisis, empresas como Ezpot, una StartUp con corazón.

ezpot